CUATRO SUCESOS INTERNACIONALES EN UNA  INTENSA SEMANA PARA VENEZUELA

CUATRO SUCESOS INTERNACIONALES EN UNA  INTENSA SEMANA PARA VENEZUELA

 

EDUARDO ORTIZ RAMIREZ

 

En la misma línea de las acciones vistas del lado de Canadá  y UE durante el año 2018 -y en un contexto de profundización de la crisis social, económica y política de la nación,  a pesar del nuevo enrumbamiento para la economía y el país, intentado por la administración bolivariana a partir de las medidas tomadas el 17 de agosto del 2018[1]-, EEUU volvió a tomar medidas sancionatorias –primer suceso– hacia funcionarios de alto nivel de la administración bolivariana. En específico las tomó sobre Cilia Flores (primera dama), Delcy (Vicepresidente) y Jorge Rodríguez (ministro para la comunicación e información) así como en relación a Vladimir Padrino L. (ministro de la defensa). De esta manera, las propiedades e intereses que los cuatro funcionarios tuviesen en Estados Unidos o que estuviesen bajo el control o posesión de terceros de nacionalidad estadounidense, serían bloqueados y reportados a la OFAC. “El presidente Maduro confía en su círculo cercano para mantenerse en el poder mientras su régimen saquea sistemáticamente lo que queda de la riqueza de Venezuela. Continuamos señalando a los partidarios que permiten que Maduro consolide su control sobre los militares o el gobierno mientras los venezolanos sufren”, es parte de lo contenido en un comunicado del secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin. Agregando que “El Tesoro seguirá imponiendo un castigo financiero a los responsables del trágico declive de Venezuela y a las redes y los representantes que usan para ocultar su riqueza ilícita”[2].

 

Tal medida se dio en la semana de la Asamblea General de la ONU nro. 73 en el septenario del 24 de septiembre de 2018. A esta reunión asistió -contrario a lo que había afirmado previamente sobre que no lo haría[3]– el presidente NM. Su discurso –segundo suceso-, dado con la ausencia de muchos representantes de países[4], estuvo signado por la repetición de numerosos lugares comunes en el sentido de intenciones, políticas y concepciones presentes en las ejecutorias de la administración bolivariana durante alrededor de 20 años, al igual que por numerosas referencias sobre supuestos ataques a nivel internacional para la misma. De resto, todo el discurso estuvo plagado de un auto reconocimiento empedernido a todos los “logros” tenidos por la misma y la nación, durante el tiempo señalado. Pero, posterior a esta euforia del presidente y sus seguidores existen dos eventos que ameritan ser señalados, pues encuadran en el sentido del escenario internacional de crecientes sanciones y cuestionamientos hacia la situación en que, ya para este momento del 2018, la administración bolivariana ha ido sumiendo  a la nación y sus ciudadanos en aspectos económicos sociales y políticos cargados de inestabilidad y desequilibrio.

 

El primero de los eventos señalados en el párrafo anterior –tercer suceso– atañe a la solicitud el día 26 de septiembre de 2018, por parte de cinco países latinoamericanos (Argentina, Chile, Colombia, Paraguay y Perú) y Canadá a la Corte Penal Internacional, en relación a investigar hacia el presidente NM crímenes de Lesa Humanidad. Estos procesos pueden llevar tiempo, pero el mismo inicio a partir de la solicitud es de por si una acción relevante en contra del presidente. Puede observarse la gestión continuada y perseverante de parte de Canadá, en sus observaciones y acciones, para buscar detener el clima de deterioro económico, social y político que reiteradamente ha planteado presente para Venezuela (www.eluniversal.com 26 de septiembre 2018).

 

El segundo de los eventos indicados –cuarto suceso-, atañe a la resolución que tomó el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 27 de septiembre de 2018, en cuanto a que Venezuela debía permitir la observación y canalización de ayuda humanitaria, dada la crisis del mismo tenor en lo correspondiente a alimentación y salud; asuntos que han estado en la base de la fluida migración hacia países vecinos y otras latitudes que han ejecutado sobre dos millones de venezolanos  buscando alimento, atención de la salud y alternativas en sus opciones de vida[5] (www.eluniversal.com 27 de septiembre 2018). Puede catalogarse como una acción de política firme hacia el Gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, por parte de un órgano intergubernamental (establecido en 2006). 23 países votaron a favor de la resolución, siete en contra (Burundi, China, Cuba, Egipto, Pakistán, República Democrática del Congo  y Venezuela[6]) y 17 se abstuvieron (www.elestimulo.com 27 de septiembre 2018). Adicionalmente, debe señalarse que la resolución del caso hizo mención expresa de “la profunda preocupación”  por “las graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de la crisis política, económica, social y humanitaria”.

 

El presidente NM llamó a dialogar y estrechar manos, pero quien observa y oye su alocución reciente en la ONU, no le es fácil percibir tal disposición, cuando su oralidad parte de la afrenta en la crítica a la doctrina Monroe[7] y la idea de un continuo histórico que habría estado presente en las acciones y comportamientos de naciones imperialistas o que hayan desarrollado imperios según los casos – aunque no precisamente bien diferenciados por él- y en base a lo cual y no a las políticas económicas y a la terquedad de un modelo económico y político encuentra las razones de cualquier alteración.

 

 

@eortizramirez

eortizramirez@gmail.com

 

 

 

[1] Puede verse Eduardo Ortiz Ramírez, NI SUEÑO NI VATICINIO: lo realmente sucedido después del 17 de agosto en Venezuela,  http://masterecointerucv.blogspot.com/2018/09/ni-sueno-ni-vaticinio-lo-realmente.html

[2] Ver www.bbc.com 25 de septiembre 2018; www.el-nacional.com 25 de septiembre 2018; www.ultimasnoticias.com.ve 25 septiembre 2018.

[3]Impresiona como este cambio pasó a ser interpretado, por unos y otros, en distintas dimensiones y esperanzas sobre posibles cambios y ofertas o sobre las razones del mismo. En realidad, vista la proximidad de acciones que ordenamos en esta secuencia –que la administración bolivariana sabía o imaginaba- y las propias inestabilidades de la administración del caso, todo terminó en la concatenación fácil y rutinaria del sentido del discurso en la Asamblea.

[4] Igual sucedió en la intervención del nuevo presidente de Cuba. @yoanisanchez (Instagram) yoanisanchez #Cuba “Un discurso del siglo XX, lleno de lugares comunes y de referencias al pasado… este que ha hecho hoy Miguel Díaz-Canel en la ONU, parece que la audiencia se dio cuenta a tiempo y dejó la sala casi vacía… http://ow.ly/x1oY30lZnwh United Nations”

[5] Para estos momentos de septiembre de 2018, cifras alternativas variadas -superiores a la indicada- se han planteado sobre el número de migrantes. Algunas incluso superando los 4 millones para el total de los mismos. La migración de venezolanos en el contexto señalado, ha marcado señales muy superiores a migraciones internacionales diversas y evidentemente mayores a la mayoría de las experiencias latinoamericanas en varias décadas.

[6] Debe destacarse que algunos de estos países como China, Cuba, República Democrática del Congo y Venezuela son habituales de las listas negras que elaboran anualmente organizaciones, como destacados violadores de los derechos humanos en el mundo.

[7] Que puede ser válida en algún perfil pero fuera de lugar en la presentación y discusión de la vasta acumulación de problemas económicos y sociales que presenta actualmente Venezuela.